24 de febrero de 2017

La maternidad idealizada



Tras un tiempo desaparecida, hoy vuelvo con más ganas que nunca.  El pasado 30 de diciembre cambio mi vida para siempre, fue el día más feliz, es difícil describirlo con palabras. Nació mi hijo Hugo. Pero también quiero hacer una reflexión sobre la maternidad. ¿Me acompañáis?

Estos días atrás, muchos habéis visto por las redes sociales la polémica generada tras la publicación del libro de la periodista Samanta Villar tras convertirse en madre. Primero de todo, ella es libre de vivir su maternidad a su manera y opinar lo que quiera, y por ello no debe ser dilapidada. Por mi experiencia estas semanas puedo entender algunos de sus comentarios. Sí, la entiendo y más cuando ella ha tenido dos hijos, si uno es complicado, dos tiene que ser mucho más.

Nunca nos dicen que la maternidad es dura, muy dura diría yo. Durante todo el embarazo, tus amigas, conocidas, familiares,.... te dicen que tienes que disfrutar el embarazo, que es una época preciosa,...... ¿Disfrutar? ¿Época preciosa? Pues no dudo que algunas mujeres lo vivan así, pero otras no. Partiendo de que mi embarazo puedo decir que ha sido bueno, los primeros meses las nauseas normales y un insomnio a partir del cuarto mes que asumí y lo lleve lo mejor posible. ¿Qué tiene de bueno pasarse 41 semanas preocupada y con miedo de que al bebé no le ocurra nada? Por no hablar de los cambios de humor por mis queridas hormonas.

Claro que hay momentos increíbles, que no voy a olvidar en mi vida: la prueba de embarazo, la primera ecografía y el resto de ecografías, oir el latido de su corazón, compartir la noticia con nuestra familia y amigos,....

Luego llega el parto. Miedo, dolor,.... Porque no voy a mentir, duele y duele mucho. En esos momentos de contracciones te acuerdas de alguna conocida que te ha dicho que si puedes no te pongas la epidural. Solo puedo decir ¡Bendita epidural!

En el momento de ver la cara a mi pequeño, todo se olvido, no podía dejar de mirarle. Es un momento único. 

Llega la vuelta a casa, te imaginas completamente feliz, los tres en casa. Otra idealización más de la maternidad. Te has preparado para el parto, pero no para la vuelta a casa. Tienes a un desconocido contigo, que llora, que no duerme, y te pilla en el momento más bajo que posiblemente tenga en mi vida, estaba con los puntos, cansada, dolorida,.... Es duro, muy duro. No me lo habían contado, ni me imaginaba que fuera así. Tantos consejos y tantas opiniones, pero esto no te lo cuentan. (tanta opinadora alrededor, que dan lecciones que solo hablan de lo maravilloso de la maternidad, pero ninguna te cuenta la realidad) El tema de la lactancia es otra historia que si queréis os cuento otro día. 

La frase "jodida pero contenta" define mi primer mes como mami. Ahora que ya estoy recuperada del parto, y mi peque y yo nos conocemos más todo es diferente. Estoy disfrutando y quiero disfrutar cada segundo a su lado. Es un amor como nunca antes había sentido, difícil de explicar. No podría imaginarme la vida sin él ya. 

Este primer post lo he querido dedicar a mi experiencia con la maternidad, porque no todo es tan bonito como nos lo cuentan. Y claro que he perdido calidad de vida como dice Samanta Villar, pero a mi me compensa, ver la cara de mi niño cada mañana, mirarle, ver sus pequeños progresos,....  Pero hay que decir la verdad, hablar claro, no todo es maravilloso como algunas madres se hartan de pregonar. Y sobre todo el respeto a las que deciden no ser madres. Sin ser padres también tienes una vida completa.

¿Qué opináis las que habéis sido madres? ¿Y las que no que os parece? 

Y para terminar quiero dedicarle las últimas palabras a mi hijo, a Hugo

QUE BONITA ES LA VIDA AHORA QUE ESTAS EN ELLA









7 comentarios:

  1. Menos mal que alguien lo dice!!!! Felicidades

    ResponderEliminar
  2. Es cierto que se pierden muchas cosas, y se ganan otras.como todo en esta vida, hay que saber lo que estás dispuesto a sacrificar. Mi embarazo fue horrible, me encantaba mi tripita, pero ni pude disfrutar, en reposo desde el primer mes. Y vomitando desde el orgasmo del polvo hasta la última contracción del parto, prematuro y sin epidural... Ser padres es un sacrificio. Que compensa? A mi por supuesto que si, pero eso no quita que lo sea. Y corto se me ha hecho el post! Es un tema que tiene muuuuucha plancha, pero vas persona, igual que cualquier otra situación en la vida, lo vive a su manera. Lo único en lo que todos coincidimos es que se siente el amor mas profundo y sincero que se pueda imaginar.

    ResponderEliminar
  3. Sinceramente, te has explicado muy bien.
    Ahora te queda ir descubriendo poco a poco lo más bonito y lo no tan bonito.
    Luchar y dejarte llevar por tu instinto es el único consejo que te puedo dar, el instinto maternal es lo que va a guiar en esto.
    Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
  4. No puedo estar más acuerdo contigo en todo, una perfecta descripción de la vivencia materna desde el respeto a todos las que la sienten diferente, o no quieren vivirla.

    ResponderEliminar
  5. Yo estoy de acuerdo contigo y con Samanta. Por desgracia hay personas que dilapidan a otras por decir su esperiencia. Cada uno cuenta la historia como leva. Yo tengo dos historias diferentes. Una la pase hace 12 años con mi hija mayor ( que fue muy muy dura como tú bien has explicado), la otra la estoy pasando ahora y lo único que puedo decir que es totalmente diferente. Entre otras cosas ya tengo experiencia y nos guste o no, es un grado. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. ¿Te puedes creer que no te seguía en GFC? Ya está solucionado ;)
    Yo no soy madre, aunque supongo que en un futuro tocará. Y digo lo de tocará porque no sé si quiero ser madre por mi misma o porque me han enseñado a tener que desearlo. Da para algo muy largo.
    El embarazo supongo que será mejor o peor pero al fin y al cabo se pasa, pero lo de después es para siempre y sinceramente, es un plan al que le veo lagunas, no es para tomárselo a la ligera, es alguien que dependerá de ti al 100%... Y lo de las consejeras por doquier... creo que yo no lo aguantaría.
    En fin, no te voy a decir que disfrutes porque te lo habrán dicho mucho, te voy a decir que te cuides y que no te olvides de ti misma.
    Un abrazo Laura. Espero que pronto nos podamos volver a ver ;)

    ResponderEliminar